Descubre Nombres » Personajes y citas célebres » Al Pacino y sus citas célebres

Al Pacino y sus citas célebres


Al Pacino es sin duda uno de los actores más polifacéticos de nuestro tiempo y famoso por interpretar a personajes en películas que ya se han convertido en clásicos del séptimo arte. No obstante detrás de la fachada de cada uno de sus papeles, se esconde una persona interesante que cuenta con citas célebres que pueden darte gran inspiración, y que no solo provienen de sus filmes más recordados. Nosotros dedicamos el artículo que traemos para ti en esta ocasión, a su vida en general y a sus frases más famosas, con las cuales podrías sorprenderte y sentirte más que identificado. ¡Es algo que no te puedes perder!

Al

Historia de Al Pacino

Primeros años

Nacido en la ciudad de Manhattam en Nueva York, Al nació en el seno de una familia de ítalo-estadounidenses dentro del East Harlem. Sus padres se separaron cuando él tenía apenas dos años de edad.

Después del divorcio, su madre y él se mudaron al South Bronx con sus abuelos que eran inmigrantes provenientes de Sicilia. Su padre por su parte, se estableció en Covina, California, para abrir un restaurante llamado “Pacino’s Lounge”, que cerraría en el 1992. En ese tiempo trabajó también vendiendo seguros.

Al vivió una infancia normal jugando al béisbol con sus amigos, quienes lo conocían por los apodos de “Sonny” o “El actor”. No obstante, en la secundaria sacó malas notas en todas sus asignaturas excepto inglés, tras lo cual resolvió abandonar por completo la escuela a los 17 años. Esta decisión no fue aprobada por su madre, a raíz de lo cual tuvieron una discusión que provocó que el abandonara la casa. Fue entonces que tuvo que subsistir con varios empleos temporales como mensajero o empleado de una oficina de correos.

El dinero que ganaba lo usaba también para pagar sus clases de actuación. En ese entonces había decidido ya que quería convertirse en actor.

Sus primeras actuaciones fueron para obras teatrales underground en Nueva York. Quiso entrar también al Actor Studio pero no lo aceptaron debido a su corta edad, de modo que en lugar de eso, se unió al Herbert Berghof Studio, en donde conoció al profesor Charles Laughton, quien sería un gran apoyo en su formación actoral y también su mejor amigo.

Fue una época difícil para Al, ya que la mayor parte del tiempo no tenía empleo y debía dormir en casas de amigos e incluso en la calle.

Cuatro años después de formarse en el HB Studio, por fin pudo entrar al Actors Studio, donde aprendió el método de actuación y tuvo como maestro a Lee Strasberg, importante actor que más adelante le acompañaría en las famosas películas de “El Padrino”.

Comienzos en el teatro

Antes de convertirse en actor para el cine, Al debutó en teatros de Nueva York, interpretando papeles que le concederían experiencia y que supusieron un gran inicio en su trayectoria.

En 1969, Al debutó en los escenarios de Broadway con la obra “Does a tiger wear a necktie?”. Su interpretación le valió críticas muy positivas y también un premio Tony; el galardón más prestigioso en el mundo del teatro. En la década de los 80 tuvo gran éxito actuando en diversos papeles teatrales, aunque para entonces ya había conseguido incursionar en el cine.

Su carrera en el cine

La primera película en la que Al actúo fue “Me, Natalie”, un filme independiente en el cual no fue muy bien remunerado, pero que supuso un gran avance para demostrar su talento en la pantalla grande.

En 1970 sin embargo, el actor firmó un contrato con la agencia de talentos Creative Management Associates. A partir de entonces experimentaría la mejor etapa de su carrera y un rápido ascenso que le haría ser ampliamente reconocido. Fue en esta década donde obtuvo el que se considera su papel más icónico: el de Michael Corleone en “El Padrino”.

Elegido por el director Francis Ford Coppola a pesar de ser un actor completamente desconocido, logró nominaciones al Oscar gracias a los filmes que componen dicha saga de películas, las dos primeras pertenecientes a los años 70.

Después de “El Padrino”, para Pacino llegaron otras cintas cinematográficas que acabaron por convertirlo en uno de los actores más populares de la época. Sus esfuerzos lo llevaron hasta el Festival de Cine de Cannes en 1973, donde fue premiado con la Palma de Oro. Continúo siendo nominado en diversas ediciones de los premios Oscar en la categoría de Mejor Actor.

La década de los 80 fue fructífera para él en lo que al cine se refiere. Al había logrado establecerse como una de las personalidades más rentables en Hollywood. Si bien esos años empezaron relativamente con películas como “A la caza” y “Author! Author!” fueron un fracaso en taquilla, logró reivindicarse con su participación en la legendaria “Scarface”, donde le daba vida a un criminal bajo la dirección de Brian de Palma.

Si bien se trató de una cinta que no despertó las mejores críticas, tuvo la capacidad de arrasar con las taquillas obteniendo ingresos de hasta 45 millones de dólares.

Su más grande éxito en esa década no obstante, fue la película “American Buffalo”.

Para 1990 Pacino ya era una figura prácticamente legendaria en el cine. Se le conocía por poseer grandes cualidades interpretativas pero también por distar mucho de otras grandes estrellas de cine, pues de cierta manera, siempre se consideró a si mismo como una persona normal que se ganaba la vida interpretando diferentes personajes.

Fue en esta década que volvió a actuar como Michael Corleona en la última parte de la trilogía de “El Padrino”.

En 1992 vuelve a ser nominado para un Oscar como Mejor Actor por el filme “Scent of a woman” y por primera vez, tras ocho nominaciones a lo largo de su carrera, se hace con el esperado galardón.

A partir del 2000 se abren nuevas posibilidades en su carrera. Aparece en la película “Insomnia” junto al ya fallecido actor Robin Williams; ambos trabajaron en esa ocasión con el director Christopher Nolan. En el 2003 junto con la famosa actriz Meryl Streep, aparece en una serie de televisión para la HBO, “Angels in America”.

Al año siguiente volvería al teatro junto al legendario actor Jeremy Irons, en la obra “El mercader de Venecia”, misma que si bien no fue muy notoria le sirvió para cosechar excelentes críticas por su trabajo actoral.

En el 2006 el American Film Institute le concedió el 35° Premio Life Achievement por su larga trayectoria artística.

Las últimas películas en las que ha figurado han sido “Jack y Jill” junto a Adam Sandler, “Asesinato Justo” al lado de Robert de Niro y “No conoces a Jack”, con John Goodman y Susan Sarandon. En fechas más recientes, le prestó su voz a uno de las personajes de la película animada “Mi villano favorito 2”.

A pesar de que nunca ha contraído matrimonio se sabe que si tiene dos hijos y es conocido también por algunas relaciones amorosas con la actriz Diane Keaton, Kathleen Quinlan y Marthe Keller entre otras. Hoy sostiene un noviazgo con la actriz de origen argentino Lucila Polak, a quien le lleva casi 40 años.

Citas célebres de Al Pacino

  1. La vanidad es mi pecado favorito.
  2. No hay felicidad, solo hay concentración.
  3. A menudo he dicho que hay dos tipos de actores. Los más gregarios y los más tímidos.
  4. Ten tus amigos cerca, pero más cerca a tus enemigos.
  5. Te diré algo sobre dios: es el peor casero del mundo.
  6. No necesito guardaespaldas. Soy del sur del Bronx.
  7. Las obras de Shakespeare son más violentos que Scarface.
  8. Nunca doy opiniones. Las opiniones que tengo sobre cualquier cosa están en mi vida personal.
  9. El dinero te hace la vida más fácil. Si tienes suerte de tenerlo, eres afortunado.
  10. Siempre cuento la verdad, incluso cuando miento.
  11. Si hay algo seguro en esta vida, si la historia nos ha enseñado algo, es que se puede matar a cualquiera (en “El Padrino II”).
  12. No estaba preparado para la fama. Me golpeó fuerte y no tenía la capacidad de afrontarla.
  13. Ha habido una gran cantidad de dudas y eventos no deseados en mi vida.
  14. A veces es mejor estar con el demonio que conoces que con el ángel que no conoces.
  15. Soy un actor, no una estrella. Las estrellas son personas que viven en Hollywood y tienen piscinas con forma de corazón.
  16. Es sencillo engañar a los ojos, pero es difícil engañar al corazón.
  17. Nunca me ha gustado el reconocimiento, las preguntas, la publicidad. A menudo he sentido ganas de huir y esconderme.
  18. El actor se convierte en un atleta emocional. El proceso es doloroso – mi vida personal sufre.
  19. Lo más difícil de ser famoso es que la gente siempre es amable contigo. Estas en una conversación y todo el mundo esta de acuerdo con lo que dices, incluso si dices algo totalmente loco. Necesitas gente que te pueda decir lo que no quieres escuchar.
  20. No creo que los actores deban esperar conseguir un papel, porque la decepción es muy grande. Tienes que pensar en las cosas como oportunidades. Una audición es una oportunidad para tener una audición.


Crecemos gracias a ti, comparte :)