Descubre Nombres » Personajes y citas célebres » Friedrich Nietzsche y sus citas célebres

Friedrich Nietzsche y sus citas célebres


Friedrich Nietzsche está considerado como uno de los pensadores más influyentes del siglo XX y no es para menos. Así como tiene sus detractores, también cuenta con un gran número de seguidores que a día de hoy, se sienten muy identificados con su pensamiento y sus obras. Pocas personas saben que además de ser un destacado filósofo, él también fue un poeta y un músico. Pero de eso te enterarás con más detalle en el artículo de hoy, donde te hablaremos brevemente de su vida y de sus citas más célebres, así como de algunas curiosidades que apostamos que ni siquiera te imaginabas.

Nietzsche

Biografía de Friedrich Nietzsche

Primeros años

Friedrich Nietzsche nació el 15 de octubre de 1844 en Röcken, una región perteneciente al reino de Sajonia, anexionado a Prusia tiempo atrás. Fue el hijo mayor del pastor Karl Ludwig y de Francisca Oehler. Tuvo una hermana y un hermano menores. Poco después, a su padre le era diagnosticada una enfermedad terminal y después de su muerte, fue a vivir a Naumburg, donde quedó al cuidado de su abuela paterna y de sus tías.

Durante su niñez llevó un diario. También solía vacacionar en Pobles, junto a sus tíos. Debido a la severa miopía con la que había nacido, constantemente padecía migrañas y dolores en los ojos, algo que hizo necesario que recibiera clases especiales.

Su carácter serio le creó dificultad para congeniar con los otros niños, algo por lo cual tendía a buscar la soledad. Desarrolló un enorme gusto por la música así como un gran talento, por lo cual pudo entrar a la prestigiosa escuela Schulpforta, en donde concluyó sus estudios hasta el año de 1858. Tras su graduación asistió a la Universidad de Bonn para estudiat Teología y Filogía clásica, con la intención de convertirse en pastor, igual que lo había sido su padre.

Etapa como pensador

En 1872, Nietzsche logró publicar su primera obra, El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música, dando así comienzo a su faceta como filósofo y escritor.

Se destacó sobretodo por popularizar la corriente conocida como nihilismo pasivo, pues él afirmaba que las personas ya no le concedían ninguna importancia a los valores tradicionales. Esta clase de pensamiento encajaba bien con su cáracter retraído y crítico. Para él, la sociedad necesitaba crear nuevos valores a los que apegarse, pues el sistema moral con el que contaba no era más que una forma de someter a las masas y creada por un conjunto de personas resentidas y débiles.

Basado en esto elaboró el concepto del “superhombre”, un ideal en el que veía a sujesto independientes y alejados de los valores obsoletos cristianos, apasionados pero convenientemente contenidos por la razón.

Más adelante, dicha idea sería fuertemente retomada por algunos defensores del nazismo.

En su tiempo, Nietzsche llegó a ejercer una gran influencia sobre la literatura y la teología de su época, a tal grado que grandes autores como Albert Camus y Jean Paul Sartre, por mencionar alguno, lo tomarían como referente en sus posteriores trabajos. Su popular afirmación “Dios ha muerto”, también fue ampliamente utilizada por teólogos radicales.

Muerte

Durante los últimos once años de su vida estuvo recluido, al inicio en un centro de Basilea y después fue trasladado a otro de Naumburg. Esto a causa una incipiente demencia y diversos problemas de salud, que se habían acrecentado después de un colapso mental; que se rumoraba le había hecho causar un desorden público.

Finalmente, el 25 de agosto de 1900 fallecía en Weimar tras haber enfermado de una grave neumonía. Su cuerpo fue cremado en la iglesia de Röcken, igual que lo había sido el de su padre.

Curiosidades de Friedrich Nietzsche

  • En su juventud conoció al famoso compositor Richard Wagner, quien tuvo una gran influencia en el amor que desarrolló hacia la música. No obstante, con el tiempo se distanciaron debido a sus distintas maneras de pensar.
  • En 1882 le propusó matrimonio a Louise Salomé, conocida escritoria de la época proveniente de Rusia, a la que solamente conocía de algunos días. No obstante ella lo rechazó y se marchó a Berlín con Paul Rée, uno de los amigos de Nietzsche.
  • Creía en defender los derechos de los animales. Según una anécdota, hubo una ocasión en la que vio como un cochero se ponía a azotar a su caballo e inmediatamente se acercó y abrazó al animal, pidiéndole al hombre con lágrimas en los ojos, que dejara de maltratarlo.
  • En la ciudad de Naumburg, existe una estatua erigida en su honor, ya que fue un lugar en el que pasó gran parte de su tiempo. Sin embargo, la verdad es que a Nietzsche jamás le gustó este sitio.
  • Sorprendentemente tuvo una relació incestuosa con su hermana Elisabeth, algo que plasmó abiertamente en su libro titulado “Mi hermana y yo”. Él nunca llegó a negar el tema.
  • Cuando viajó a la ciudad de Basilea renunción de forma oficial a la nacionalidad alemana. El resto de su vida, lo pasó sin tener una nacionalidad definida.
  • A los 44 años sufrió un colapso mental, algo que solo sería uno de los primeros síntomas que lo aquejarían ante su demencia, misma que persistió hasta su muerte.
  • En su niñez, llegó a quemarse una mano de manera totalmente intencional después de que le dijeran que los héroes no existían.

Citas célebres de Friedrich Nietzsche

  1. Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos.
  2. Sin música la vida sería un error.
  3. En la venganza, como en el amor, la mujer es más bárbara que el hombre.
  4. La palabra más soez y la carta más grosera son mejores, son más educadas que el silencio.
  5. Todo lo que se hace por amor, se hace más allá del bien y del mal.
  6. La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre.
  7. El destino de los hombres está hecho de momentos felices, toda la vida los tiene, pero no de épocas felices.
  8. No que me hayas mentido, que ya no pueda creerte, eso me aterra.
  9. La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.
  10. En el amor siempre hay algo de locura, mas en la locura siempre hay algo de razón.
  11. La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar.
  12. Ser independiente es cosa de una pequeña minoría, es el privilegio de los fuertes.
  13. No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien levantada.
  14. El amor y el odio no son ciegos, sino que están cegados por el fuego que llevan dentro.
  15. La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño.
  16. Solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado.
  17. ¿Es el hombre sólo un fallo de Dios, o Dios sólo un fallo del hombre?
  18. Yo necesito compañeros, pero compañeros vivos; no muertos y cadáveres que tenga que llevar a cuestas por donde vaya.
  19. El matrimonio acaba muchas locuras cortas con una larga estupidez.
  20. Olvida uno su falta después de haberla confesado a otro, pero normalmente el otro no la olvida.


Crecemos gracias a ti, comparte :)